lunes, 16 de julio de 2012

El águila que se creyó gallina



Un granjero encontró un huevo de águila en una montaña, y lo puso junto con los huevos que iban a ser empollados por una gallina, cuando el tiempo llego, los pollitos salieron del cascaron y el aguilucho también. Después de un tiempo aprendió a cacarear, a escarbar la tierra, a buscar lombrices y a subir a las ramas más bajas de los arboles.
Un día, el águila estaba mirando hacia arriba y tuvo una visión magnifica. Un pájaro majestuoso volaba en el cielo abierto como si no necesitase hacer el más mínimo esfuerzo. Impresionada, se volvió hacia la gallina más próxima y le pregunto: ¿Qué pájaro es aquel? La gallina miro hacia arriba y respondió: ¡ah! Es el águila dorada, reina de los cielos. Pero no pienses en ella: tú y yo somos de aquí abajo.  El águila no miro hacia arriba nunca más y murió en la conciencia de que era una gallina, pues así había sido tratada siempre.
¡Mira hacia arriba y descubre quien eres! Descubre que puedes volar como águila y remontar sobre las nubes y tormentas. No importa cómo te haya tratado el mundo
No estamos hechos para vivir como gallinas. Estamos hechos para volar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada