lunes, 27 de febrero de 2012

FAETÓN Y EL CARRO DEL SOL


La caida de Faetón. Jan van Eyck  (1612-1668)  

En la antigua Grecia nació un joven llamado Faetón que era el hijo ilegítimo de Climena y Helio.  Helio era conocido también como Apolo, dios de la luz y la verdad o el dios del sol. Faetón alardeaba con sus amigos de que su padre era el dios sol. Estos se resistían a creerlo pero Faetón tampoco conocía  a su padre y llegó a dudar. Faetón le pide a su madre que le diga la verdad, y ésta le envía al mismo Sol para que sea Él quien se la confirme.
Faetón visita a Apolo en su palacio construido en la cima de las cumbres terrestres. El Sol no sólo le aseguró que era hijo suyo y de la ninfa Climena, sino que quiso probárselo concediéndole cualquier deseo.  Faetón le dijo a su padre que su deseo era hacer lo mismo que hacía él todos los días, conducir su carro de fuego en el viaje del Astro por el firmamento. Helio se arrepintió inmediatamente de su promesa y le advirtió que ni Zeus que domina el rayo de los hombres y gobierna a los dioses lo podía controlar. Faetón insistió diciéndole que si era realmente su hijo podía hacer lo mismo que hacía Él.  Finalmente Helio, atrapado y apesadumbrado por la promesa que ha pronunciado, debe ceder al peligroso deseo de su hijo, un débil mortal.
Helios no cesaba de hacerle recomendaciones. Debía mantenerse siempre en el medio, ni muy alto ni muy bajo y seguir el mismo rumbo que él recorría en forma cotidiana.  Le advirtió que condujera sin apuros, que los caballos se deslizarían solos y que su alineación debía ser perfecta. Faetón subió al carro de oro del sol  tirado por caballos en llamas.  Y las diosas de las Horas le acomodaron los arneses de oro.  Faetón partió y los alados corceles lo llevaron hacia lo alto perdiéndose en los cielos e iniciando el camino del nuevo día.
Pero el carro se movía demasiado y los caballos se asustaron. Faetón no logró dominarlos y perdió el control.  Primero se fue demasiado alto, haciendo que la tierra  se enfriara y chocando con cuerpos celestes lo que provocó un verdadero caos cósmico. Luego bajó demasiado y chocó con la tierra.  La vegetación se secó convirtiendo en desierto la mayor parte de África y quemando la piel de los etíopes hasta volverla negra. Los estragos y sufrimiento que causó en el mundo hicieron que Zeus interviniera para detener el caos, lanzando un rayo fulminante sobre Él, quien finalmente cayó mortalmente herido al río Erídano.

10 comentarios:

  1. esta muy bueno y me sirve con la tarea

    ResponderEliminar
  2. me re sirvió pero es muy largo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si te parece largo revisa el segundo canto de la metamorfosis ovidio. Es la fuente original de esta historia en literatura.

      Eliminar
  3. esta muy bueno yo lo lei en clase de lengua y me encanto pero no se lastiomo featon , se murio

    ResponderEliminar
  4. esta muy bueno y me sirvio muchas grax

    ResponderEliminar
  5. esta muy bueno gracias

    ResponderEliminar
  6. eata muy bueno me ayudo mucho

    ResponderEliminar
  7. Le ayudó a mi hija hacer una tarea del colegio muy buen cuento

    ResponderEliminar
  8. fue muy interesante y me gusto mucho gracios

    ResponderEliminar